RSS Licencia
filtrar por alguno de los autores del fregao...
posts de Duczen posts de Ender posts de Jack posts de Jon posts de Pujimon posts de Ranio posts de Soy Grande posts de trasgu


sábado, 23 de agosto de 2008

Esta paranoia es de Ender Wiggins

un pasatiempo sencillo...



...y es que algunos no se dan cuenta de que su modelo de negocio está muerto. O se dan cuenta pero quieren seguir sacándole partido. O a lo mejor soy yo, que no acierto a encontrar la ranura para el cd en mi reproductor MP3.


Por cierto, parece que un director de cine español, Daniel Sánchez Arévalo, ha llamado a la gente que se descarga cosas del emule "gilipollas, ladrones, paletos e incultos". Se ha incluído, no sé si quiere decir que él también utiliza emule, pero este no es el tema: El chico no lo ha dicho así, a palo seco, como un Pau Donés cualquiera;Se ha molestado en intentar razonarlo. Mal, pero al menos se ha molestado:

Pero de repente cruzo delante del Palacio de la Música y del Avenida. Las marquesinas están desmanteladas. Los edificios desnudos. La gente se queja de que no deberían desaparecer esos cines. Hay que cargarse a los responsables del cierre. Sí, pero ¿quiénes son los responsables? ¿Cuándo fue la última vez que fuiste a esos cines? Esos cines seguirían abiertos si no dieras la vuelta a la esquina y compraras la película que están proyectando en un top manta; si no llegaras a casa y te bajaras los estrenos por el eMule. Esos cines cierran porque no dan un duro, porque nadie entra. Para eso mejor que no estén. Yo te juro que prefiero que construyan un H&M descomunal antes que ver un elefante muerto en medio de la Gran Vía. Nos lo merecemos. Por gilipollas, ladrones, paletos e incultos. Porque nosotros somos los responsables.

querido Daniel: esos cines seguirían igual de muertos si el emule no existiese. Hagamos un bonito ejercicio mental. Sustituye esos cines por el Kinépolis o cualquier cine de esos que están situados en las afueras y/o en un megacentro comercial. Curiosamente, esos cines no sufren peligro de quebrar. Curiosamente, digo, porque de cumplirse tu aguda deducción, deberían estar en quiebra; son mucho más grandes, tienen muchos más gastos... y...espera. Resulta que esos mega-cines tienen más afluencia que nunca. ¿será que son los responsables de que la gente no vaya a los cines del centro, esos que son pequeños, hay pocas películas, tienes que pagar por aparcar (y eso si tienes suerte) y tienes las tiendas desperdigadas por ahí?.

Hoy en día, la gente prefiere ir a las afueras, elegir entre 20 películas, pasear por un centro comercial con los terroristas bajitos niños sin preocuparse porque los atropelle un camión, entrar en tiendas, todo ello bajo el aire acondicionado. En resumen, pasan el día en el centro comercial. Esto sí que puede ser de incultos, gilipollas y todo lo que tú quieras. Pero es así. Así que, cuando estemos calentitos y se nos escapen estas cosas por esa boca que nos ha dado dios, un poquito de cerebro. Que nunca viene mal cuando uno pone a parir a millones de personas.

A estas alturas, nadie se traga que ni el top-manta (cuya calidad es tan penosa que no merece la pena ni decirlo) ni emule estén haciendo quebrar a los cines. El cine tiene sus elementos de diferenciación, que están siendo devorados por los competidores (centros comerciales) y los equipos de hogar (TVs de chorrocientas pulgadas, DVD,...)

Y por cierto; es curioso como emule y ,en general, las redes P2P hacen mucho más por la distribución y conocimiento del cine de lo que hará en toda tu vida ninguna distribuidora por tí, Daniel. Pero oye, tú mismo.

Actualización: Daniel, demostrando la capacidad de reflexionar sobre sus palabras, ha publicado un artículo en 'El Pais'. Aunque claro, obviamente sigue cayendo en la trampa de tratar la cultura como si fuese un bien de consumo que se pudiese robar, comparándolo con un coche. Hace falta ser cortito para no darse cuenta de que si él es director de cine no es por las películas que se ha comprado, sino por las que ha visto.

Respecto a las otras razones por las cuales internet no es el demonio (y menos para la cultura no-blockbuster), tenéis sobradas razones en el artículo que ha suscitado este chiste: