RSS Licencia
filtrar por alguno de los autores del fregao...
posts de Duczen posts de Ender posts de Jack posts de Jon posts de Pujimon posts de Ranio posts de Soy Grande posts de trasgu


jueves, 5 de julio de 2007

Esta paranoia es de Duczen

La final


Una vida resumida en 10 segundos. Tantos años de sacrificio, demasiado sacrificio, para un instante. Esfuerzo y dedicación, sin vida, renunciando a todo. Sólo Él sabe hasta que punto. El estadio estaba repleto, no era para menos, era la estrella, la niña bonita de las olimpiadas. La gran final de los 100 m. lisos.

Estaba concentrado, no podía, no debía permitirse otro despiste como en las semifinales que casi arruinan su destino, su gloria, y por eso partía de la calle 7. No era la mejor, pero era su número. Casi hasta lo agradecía. Le gustaban los retos.

Situado en los tacos. Mirada al frente. Rodillas en el suelo, el torso incorporado, erguido. No pensaba en nada y en todo. Visualizaba la carrera, cada paso, un número exacto de zancadas. El guión estaba escrito, sólo tenía que seguirlo. Muy pocas personas apostaban por él, pero era el protagonista, lo sabía, lo necesitaba. Se acordó de ella.

-¡A sus puestos!.

Separó las manos a la altura de los hombros. Colocó los dedos en al línea de salida, sin rebasarla, apoyados sobre las yemas, con los pulgares hacia dentro. Brazos perpendiculares y extendidos. Rodilla trasera en el suelo, la delantera en el aire. Lo había hecho millones de veces. Su figura era perfecta.

¡Ella!. Fue al principio, cuando era una más que prometedora promesa. Ella sufrió, no se portó bien. Tuvo que hacerlo. Eligió la elite. Fue duro. Nadie lo sabe. El primer sacrificio, el más difícil. Después vinieron muchos más. El lado oscuro de la fama. Nunca se ha arrepentido, pero justo ahora, en el momento que más desea, se acuerda de ella. Cerró los ojos. Preparó su cuerpo y volvió a concentrarse. Está al acecho, expectante, es un cazador.

-¡Listos!.

Sube las caderas sobrepasando ligeramente la línea de los hombros. Presiona los tacos de salida. Toma aire y lo retiene. Sus ojos están llenos de fuego. Está sólo en el estadio. No puede sentir ni al público que ruge ni a sus adversarios, no hay nadie, ni siquiera ella.

El tiempo se ha parado. No puede cometer ningún error. No lo hará.

-¡Pum!. -Se oye un disparo.

Libera la presión. Extiende la pierna adelantada dando paso a la trasera. Ha sido un buen impulso, rápido, fuerte, sin oscilaciones. Aumenta la amplitud de zancada. Paulatinamente adopta una posé perfecta, como en la salida, como lo hará en la llegada, como siempre lo ha hecho. La mirada al frente. Está volando. Se siente bien. La progresión ha sido magnifica. Nota un mínimo descenso de potencia, es la llegada, unos metros. Piensa en su admirado Jesse, por él está aquí. Piensa en ella, por ella corre. ¡Mentira!, no piensa en nada, no le da tiempo, sólo corre.

¡Para!. Reduce su vuelo. Está exhausto. Por un momento no sabe dónde está. Empieza a oír gritos, aplausos, cada vez más altos, cada vez más numerosos. ¿Es ella?. Nota como le arropan. Casi no tiene fuerzas para mantenerse en pie. Está doblado mirando al suelo. No, no es ella. Tiene una bandera sobre la espalda. Se incorpora. Así debían sentirse los dioses en el Olimpo. Lo logró. Es el hombre más rápido del mundo. No puede pensar, está abrumado. Una vuelta de homenaje al estadio. Todos se rinden ante su exhibición. Siente frío. Lo llevan en volandas. Flashes, luces, gritos. Todavía no lo asimila. Abrazos, besos, sonrisas. La emoción está contenida. Quiere estar sólo. Termina su vuelta de honor.

Entra en los vestuarios. Le espera el equipo. Sin ellos esto no hubiera sido posible. No le dejan sólo. Vítores, risas, felicitaciones. Todo el mundo quiere hablar con él y ¿ella?. Moviles, radios, televisiones. Se viste con el chandal del equipo. Le conducen al podium ante el clamor general.

Sostiene un ramo de flores y una medalla de oro. Comienza a sonar el himno de su país, en su honor, por él, sólo por él. Mira al frente. Ha conseguido su sueño. Sonríe, en lo más alto y por fin está sólo. Algo cambia. Rompe a llorar. La emoción dirán mañana. No es cierto. Se siente sólo. Menos de 10 segundos no consiguen llenarle, acaba de saberlo.

Mañana, en su mejor momento, colgará las botas.



6 comentarios:

Ender Wiggins dijo...

buen relato. Un poco confusillo. será que me lo he leído en diagonal. Ando muy atacado, y encima el soplapollas del spammer ha vuelto. (qué bien y qué fuerte suena 'soplapollas')

He vuelto a activar la moderación de comentarios (no afecta a los miembros del weblog, que veréis vuestros comentarios inmediatos, no así nuestros adorados vistantes [peloteo, peloteo])

Y ya me he hartado y he mandado el problema a meneame y a barrapunto, a ver si en alguno de estos sitios se corre la voz y los tuercebotas de blogger haccen algo, coño ya.

Duczen dijo...

A grandes males, grandes remedios.

He dudado entre pegar una patada al ordenador o borrar el post y volverlo a publicar.

Hay gente muy triste por el mundo, porque digo yo, ¿perder el tiempo con un blog minoritario en grado sumo?, puestos a joder piensa en grande, hazlo en donde se sepa. Que poca dignidad, que poco orgullo, que poca ambición y cuanto Soplapollas. Pues si, suena bien.

A otra cosa.

Puede que sea confuso, no lo he releído. Lo he escrito mientras trabajaba a intervalos y en alguno puede que haya perdido el hilo, de hecho la historia ha cambiado.

SueEllenRV dijo...

Si la historia ha cambiado ¿cuál es el nuevo final? es que a mi tanta soledad no me ha gustado
Porfi aprobadme el comentario, que yo soy buena

Duczen dijo...

El nuevo es este...

Vuelve a su pueblo. Como es un hombre muy rápido, recordman para ser exactos, tarda poco en llegar. Allí le espera su antigua novia, de la que pasó, pero como esta no es tonta, el tipo es un ídolo, está forrado y a pesar de lo que le jodió le sigue queriendo, pues le acepta encantada. Se tiran unos días enteros tirándose el uno a la otra y la otra al uno. Lo que viene a ser follando. Entre polvo y polvo, como el cuerpo humano está lleno de fluidos que deben ser renovados antes del acto, deciden o hacerse representantes de keane o montarse un laboratorio de cultivos con productos de su ciudad natal Stamford. Deciden lo del laboratorio porque además en su época de estudiantes con tanto deporte y sexo con animadoras o deportistas (según el caso) o todos juntos, no les dejaron ni entrar en el equipo de debate ni llevar bata blanca. Hablando se entiende la gente y así no hay quien disienta, optan por la investigación casera. Como no saben escribir connecticut correctamente deciden empadronarse en París que es más chick e importar los productos desde allí. Entre que reciben la mercancía, piden la iso 9001 y se sacan el carné de manipuladores de alimentos se entretienen poniendo post soplapollas en blogs ajenos. Todo esto les lleva unos 28 días, pasados los cuales deciden ir al cine. Allí ella sufre un ataque de insignificancia y muere a manos de un freaky pasado de batido de chocolate que la confunde con una legisladora de la esgae. Ël atónito, intenta recordar aquello que le enseño su entrenador: concentrate, visualiza lo que tienes que hacer y hazlo. Empieza a visualizar como defenderse del freaky pero si para unas cosas es muy rápido, para otras no, así que en el proceso es atacado por un revisor desencantado de los que apoyan al cine nacional en versión original. Hecho que le causa un doble pensamiento un tanto inquietante. ¿El por qué le atacó?, realmente no se sabe, le pilló en un día de furia o simplemente no se termino las palomitas caramelizadas o tal vez el problema era el caramelizar las palomitas, porque el tipo era un clásico de los de la mgm. Con su linterna táctil imitación csi asestó un certero golpe en la nuez del recordman. El golpe era mortal de necesidad si no fuera porque el revisor tenía los brazos cansados de tanto "autoplacerse" y el golpe no sirvió ni para marcar el agujero de un taladro. El freaky alucinando por lo que había hecho empezo a partirse el culo y su risa se contagió al recordman que todavía estaba visualizando. Tanto humor absurdo produjo una disociación mental en el deportista que acabo por un lado observando un camino de baldosas amarillas con calles olímpicas y por otro como un enano bigotudo vestido igual que el que cambia el aceite en rey midas se destornillaba de risa. Esta separación simultanea mental hizo que se olvidara de sus funciones vitales básicas, entre ellas, el rellenar sus testículos por lo que se le atrofiaron. Y puesto que su estado no cambió esto fue a mayores y todo su cuerpo implosiono hacia tan significativa parte por lo que murió por arrugamiento transmutado a higo chungo o pasa, a elegir. No está documentado que fuera doloroso, aunque se supone, pero nuestro chico se olvido de sufrir y de esa se libro. El freaky y el revisor se hicieron colegas y algo más, de los de soplanucas. El amor, que nace en cualquier sitio... ainssss he perdido el hilo por culpa de un cliente en la tienda. Fin.

SueEllenRV dijo...

Ah vale, ya me ha quedado claro.

Duczen dijo...

Estoy triste, mi pinza se ha ido.

[Modo casi me llego ON]
Me he releído el relato, el mio (con voz posesiva), y me ha quedado guapa la descripción de la técnica de salida en una carrera de 100 m. lisos con tacos.

- ¿Te habrás informado por ahí en la web?
- Pues sí, uno que se lo curra.
- Ya decía yo. Te ha quedado bien.
- Lo sé, la pena es que luego me he liado y lo que iba a ser sólo una carrera sin más ha acabado con la soledad del éxito y la añoranza de un error pasado.
- Si, eso ya sobra, y más en un día como hoy que estamos más para tonteridas.
- ¿Sera la edad?.
- Pues no sé yo, porque del martes al jueves van tres días, me siento igual y todo el mundo me dice que soy un año más viejo.
- ¡Joder!, es verdad, el tiempo es caprichoso.
- ¡Eh!, no me copies.
- ¿Cómo?, si estás hablando sólo.
- ¡Uy!, perdona es que no soy muy bueno para las caras.
- Yo tampoco.
- Jajaja. Eso me ha hecho gracia.
- ¿Por qué?, porque a mi también me parece gracioso.
- Todos somos el mismo.
- ¡Ah!, si. Es que soy muy malo para las caras.
- ¿Tu también?... ¡Eh! espera, esto me suena.
- Deja vie.
- ¿Y ese quien es?.
- Un francés.
- Ummmm, ¿por qué estoy yo pensando en casting?.
- No sé, pero yo también lo pienso y me gusta.
- ¿Tu también?.
- Si que coincidencia.
- Si, ¿por qué será?.
- Jajaja, ¡que somos el mismo!.
- ¡Anda!, ¡coño!, que malos somos para las caras.
- ¡Vale!, ¡parar!, que estáis en un bucle.
- ¿Y este quién es?.
- Otro tu, payaso.
- ¡Que malo soy para las caras!.
- Y yo.
- Y yo.
- Yo también, digo, yo no, o si, o ... ¡Ya!, se acabo.
- ¡Jo!.
- ¡Anda!, iba a decir lo mismo.
- Yo también.
- Que guay.
- ¡Puto anuncio de coca-cola!.
- ¡Ala!, volvamos a ser todos uno que ya llego el soplapollas.
- ¡Un momento!, pues si que suena bien.
[Modo No, no llegue OFF]

Quiero que leer la segunda parte de Odenta, ¡ya!.