RSS Licencia
filtrar por alguno de los autores del fregao...
posts de Duczen posts de Ender posts de Jack posts de Jon posts de Pujimon posts de Ranio posts de Soy Grande posts de trasgu


miércoles, 23 de enero de 2008

Esta paranoia es de Ender Wiggins

Ante tus ojos


Algo blanco pasa a mi izquierda a toda velocidad. ¿dónde estoy? El viento me golpea de frente, aunque no siento nada. Otro torbellino blanco pasa cerca, esta vez a mi derecha. Una nube. Estoy cayendo, aunque no veo el suelo.Sólo algo azul, inmenso. Una mancha parduzca aparece justo delante, aún demasiado pequeña para saber qué es. En pocos segundos duplica su tamaño. Está justo en mi camino. Es... un pájaro. Un... una especie de águila. Voy a chocar con él. Instintivamente, cruzo las manos sobre mi rostro. Pero en ese mismo instante, me doy cuenta de que no tengo rostro. Ni tampoco manos.


---------------------

Mi mano aferra con fuerza el reborde de la plataforma. Un par de metros más, un pequeño esfuerzo adicional y podré montar la tienda en el repecho de la montaña. Según los planes, vamos 15 minutos por encima del tiempo previsto, pero cuando hicimos los cálculos decidimos darnos un margen generoso. El sol aún no ha empezado a bajar, así que tenemos tiempo de sobra.

Javier resopla, 3 metros más abajo. Nunca se le ha dado bien la escalada, aunque siempre me da unas palizas monumentales cuando hacemos marcha; su cuerpo, enjuto y fibroso, es más adecuado para las largas caminatas que para los esfuerzos puntuales. Pienso en lo mucho que le debe estar fastidiando que vaya por delante y sonrío para mis adentros. Quizá mañana por la mañana le deje dirigir a él, para compensar a su maltratado ego.

- ¡Capullooooo, sube yaaa, que se me están helando los cojones! - definitivamente, no lo lleva bien. Tuerzo la cabeza para mirarle. Se ha quitado el gorro y su pelo rubio, rapado al uno, brilla al sol. Su sonrisa burlona intenta contradecir su respiración, entrecortada y sibilante. Su nariz, agudamente romana, está roja y noto como se quita distraídamente un moco con la mano derecha. Me decido a provocarle un poco.

- Javi, tontolculo, ¿qué tiempo hace ahí abajo? ¡que llevas más retraso que el AVE de Barna! ¡deja de comerte los mocos y sube, que nos faltan sólo un par de metros!

Javier gruñe, pero acelera el paso. Tanteo el saliente inferior con el pie izquierdo. Parece seguro. Aferro con fuerza el reborde con la mano izquierda, flexiono el brazo y me impulso, apoyando la palma de la mano derecha en el irregular suelo de la plataforma, justo en el momento en el que oigo un ruido seco y el grito de Javi. Un tirón repentino me hace perder el aliento, mientras mi mano derecha se cierra sobre un puñado de tierra. Afortunadamente, el ‘friend’ aguanta con un sonoro crujido. Sólo tengo que sacar un fisurero y asegurar la postura antes de que…

La piedra en la que he insertado el ‘friend’ se resquebraja y cede. Me desequilibro. El pie izquierdo resbala, y pierdo el apoyo del saliente. La falta de otro punto de apoyo me hace doblar el brazo izquierdo para aguantar el agarre, y mientras mi pierna izquierda se balancea hacia la derecha, mi codo, finalmente, cruje y suelto instintivamente el reborde. Lo último que veo antes de empezar a caer es mi codo,la chaqueta rota, el hueso y la carne expuestos. Un estallido de dolor me nubla la vista. Caigo.

---------------------


Un resplandor sustituye al previsible choque con el águila, al que veo alejarse por la izquierda. El cielo se empieza a oscurecer. El mar, azul, empieza a tornarse negro....no puede ser... La perspectiva no es correcta. Intento enfocar y de repente, encuadro toda la imagen.

La curva es la línea de horizonte.No estoy cayendo hacia el mar. Estoy saliendo de la atmósfera.


---------------------


Todo da vueltas. Llevo unos 5 segundos en caída libre. Todavía no he encontrado ningún obstáculo. Intento girar para quedar de frente a la roca y aferrarme a alguno de los puntos de seguridad. Es imposible que se hayan soltado todos, pero todavía no paro y supongo que Javier sigue cayendo de igual manera. Consigo forzar el giro torciendo la cabeza y atisbo uno de los puntos de seguridad pasando a toda velocidad. No puedo hacer nada.

Una roca que sobresale de la pared me frena, golpeándome en la cadera. El golpe hace que vea puntos negros, al tiempo que noto como una costilla fracturada me recuerda que todavía queda caída. Lanzo la cuerda hacia la pared en un último esfuerzo, sin esperanzas. Rebota sin más. Golpeo otra vez con la pared, esta vez con el hombro derecho. Una magulladura, supongo, aunque el hombro se entumece. El aire me azota la cara mientras sigo cayendo.


---------------------

Increíble. Estoy lo suficientemente alto como para ver el círculo polar ártico. La atmósfera, a esta altura, se mezcla con la negrura del espacio. No había visto nada tan majestuoso… nunca.

Creo recordar que esta parte de la atmósfera estaba a unos 1000 km y se llegaba casi al cero absoluto. Pero no siento frío. De hecho, no siento absolutamente nada.

Aunque…

Sí que siento algo. Una determinación. Un impulso de avanzar, hacia un lugar. No sé a dónde, ni cómo. Pero avanzo.

---------------------


Avanzo hacia la muerte con esa velocidad que sólo experimentas una primera y última vez. El hombro derecho y la costilla hacen que el cerebro me inunde de endorfinas y los recuerdos me asaltan en el delirio; extrañamente, recuerdo mi nacimiento, ese momento de terror absoluto, los sentidos abrumados y sobrepasados por los ruidos, el olor, la luz. Me sorprendo descrubriendo mis aullidos lastimeros, agudos y entrecortados, mientras el doctor me agarra con fuerza y palpa mi cuerpo en busca de defectos. El abrazo maternal. el recuerdo salta hacia mi padre, abrazándome a los 4 años después de casi morir atropellado merced a mi curiosidad galopante y una velocidad para salir por patas poco común para mi edad. Salto; el patio del colegio, aquella vez que le puse la zancadilla a un niño más pequeño que yo. Salto; la muerte de los padres de Javi, a los 12 años, el jardín de su casa, lleno de gente de luto mientras yo intentaba animarle. Salto; cuando conocí a Eva, en la Noria, aterrada porque una amiga suya la había obligado a montar con ella. Salto.Salto.Salto

… al final, lo de que la vida pasa frente a tus ojos cuando vas a morir va a ser cierto.


---------------------


Mi vida queda atrás. He perdido de vista la tierra. Avanzo, sin referencia de a qué velocidad o a dónde, aunque tengo la sensación de acelerar, ágil y poderoso, sin limitaciones, sin peso, sin ataduras. El campo de estrellas cambia lentamente, empiezo a percibir movimiento. Si mis rudimentarios conocimientos no me fallan, eso significa que me muevo con una velocidad que nadie ha alcanzado jamás.

Algunas estrellas desaparecen, otras se hacen más grandes. En el siguiente minuto, una de ellas se hace más grande que las demás. Un brillo rojizo-anaranjado la envuelve. A medida que se va haciendo más grande, puedo empezar a discernir algunos detalles; el ecuador, naranja claro, que contrasta con los polos, blanquecinos; las montañas y los cráteres se ven a simple vista, por lo que supongo que deben ser enormes. A pesar de la quietud y de la aparente desolación, Marte parece un primo hermano de la tierra, en tono arcilla; una tierra desértica y yerma.

Paso a poca distancia, la suficiente para ver a simple vista uno de los satélites de Marte. Creo que tenía dos y el grande era Fobos o quizá Deimos. La pasión por la astronomía se me pasó junto con el acné. De repente, el campo visual cambia, y las estrellas se convierten en líneas blancas. Parece que estoy girando, aún a toda velocidad.

Dejo atrás Marte. Las estrellas cada vez parecen más alargadas, y el su resplandor blanco cambia a un tono azul claro. Otra estrella empieza a tornarse más y más grande. Es Júpiter, sin duda.En un par de minutos, abarca todo mi campo visual. La gigantesca mancha, que es en realidad un enorme anticiclón, permanece inmutable hasta que llego a escasa distancia del planeta; es entonces cuando veo el movimiento, las corrientes, la sensación de infinita pequeñez. Lo que a mi vista parecen granos de arena deben ser rocas del tamaño de Madrid, y el anticiclón mueve miles... cientos de miles de ellas.

La sensación es abrumadora. Es tan grande, que Marte, a su lado, parece una canica. La mancha roja ahora aparece más definida, y veteada de múltiples ondas blancas, azules y rojas, como una óleo pintado por Dalí.

Aún a la velocidad a la que viajo, tardo un par de minutos en rodear Júpiter. Las estrellas se han convertido en líneas azul brillante, como chispas milimétricamente ordenadas en unos fuegos artificiales gigantescos.

¿a dónde voy?

---------------------

Casi no siento el viento, azotando mi cara. Recuerdo fugazmente el día de ayer, despidiéndome de Eva. La cotidianeidad. El beso, meteórico, rutinario. El beso de las cosas que das por supuestas. Pienso en que debería haberme despedido mejor, aunque sé de sobra que no tiene sentido.Lo que sí que sé es que voy a morir. Deben quedar pocos segundos de caída. Aunque no siento nada, aunque no sé cuanto tiempo llevo cayendo, aunque lo único que veo es una neblina grisacea, presiento que me queda poco tiempo. Mi brazo izquierdo, irónicamente, me recuerda que existe emitiendo una punzada de dolor que me pasa casi inadvertida, de no ser porque la sangre del corte me salpica la cara. He debido de rozar otra vez con alguna roca. Ya no tengo fuerzas para otra cosa que esperar mientras los recuerdos siguen llegando. Recuerdo la noche anterior, la tranquilidad en el campamento base, la nieve derritiéndose en la cazuela de latón, el sonido de la cremallera de la tienda al abrirse, …salto.


---------------------

Si las cuentas no me fallan, la roca azul grisácea que veo a mi izquierda debe ser Plutón. Desprende una extraña majestuosidad, pese a ser poco más que una bola de nieve sucia y oscura en comparación con el resto de planetas. Supongo que parte de ese misterio es que no sé que hay a partir de aquí. Sigo sin saber a dónde voy, pero a partir de aquí no sabré ni por dónde voy… aunque para lo que me sirve… Extrañamente, mi nerviosismo inicial parece haber desaparecido. Creo que he asumido que, vaya a donde vaya, esto forma parte de algún plan de algo mayor que yo.


---------------------



El impacto, cuando sobreviene, es como un martillazo, un golpe repentino y cegador de dolor puro. Después de eso, la paz me invade. Los últimos recuerdos se oscurecen, y no siento nada más. No llego a darme cuenta de nada a partir de ese primer segundo, afortunadamente. No llego a sentir como todos los huesos del cuerpo se fracturan casi al unísono, sonando como cientos de cuentas tintineando al caer al suelo; como mi caja torácica se hunde por el esternón y las costillas se juntan, clavándose en los pulmones, seccionando la aorta en la base del corazón. Como el estómago y los pulmones se convierten en una masa marrón licuada por el golpe, al igual que la mayoría de órganos internos.Como sólo el corazón parece conservar su antigua forma, aunque ha dejado de latir. Como el cráneo, en el choque, se ha fracturado en diversos puntos, facilitando la salida de masa cerebral y sangre, que se reparten por el suelo irregularmente. Al final, de los oídos empieza a manar un líquido amarillento, mezclado con sangre. Mis brazos se curvan en ángulos imposibles. Finalmente, la quietud. El húmero sobresale por el codo de mi brazo derecho, blanco nacarado veteado con lineas rojas y pequeñas manchas grises rugosas en los sitios por los que se ha fracturado. Los ligamentos de las rodillas restallan y finalmente ceden, como cuerdas de violín mal tensadas. El ruido es seco, diminuto, hasta gracioso en comparación con todo lo anterior.


---------------------

Hace un par de minutos que lo veo, y aún no he llegado. Al principio creí que era otra estrella. Luego pensé en un planeta gigantesco, como Júpiter. Pero a medida que me voy acercando, veo algunos detalles que me confunden. Varias veces la perspectiva se ajusta y empiezo a entender que es lo más grande que haya visto nunca. No parece sólido, y a medida que me acerco más y más, la sensación parece confirmarse. Parece una gran nube, una gigantesca galaxia formada por millones de puntos dorados, conformando un mar de reflejos surrealista e hipnótico. Otro detalle que había escapado a mi atención es que hay cientos de pequeñas "luciérnagas" convergiendo hacia la nube. Una vaga pero firme sensación de reconocimiento me recorre, y por un momento llego a abarcar la situación, a comprender quién soy, quién son esas "luciérnagas", y a dónde vamos. Pero al instante, el conocimiento me elude, sustituido por la sensación abrumadora de pequeñez, de infinita insignificancia. Finalmente, la nube acaba por cubrir todo mi ángulo de visión. Lo llena todo. Más y más cerca, hasta que justo frente a mí, empieza a definirse una mancha negra, rectangular.

Una puerta.


---------------------

AVISO

(si quieres, estimado lector, puedes dejarlo aquí; no quiero que te pase como me pasó a mí en ‘El Orfanato' con los últimos 5 minutos; no obstante, sí puedo decir que este final no es obvio,aunque sí explicativo, y que podría haber 1000 finales,.. y de hecho, este sólo es uno. Te animo a redactar el tuyo propio y mandárnoslo, ya sabes, a yosoykeysersoze@gmail.com)

AVISO

---------------------


Delicadamente, el prisma se cerró sobre el ψυχή.

Como otras veces, επιστήμη se acercó a los controles. Extendió varios seudópodos para modificar los haces de energía que surgían de cada control. Suave y lentamente, fue graduando los haces lectores sobre el prisma, calibrándolos uno a uno, comprobando cada frecuencia con cuidado, modificando meticulosamente el ángulo de incidencia hasta que el brillo coincidía con el valor armónico del prisma. Una vez finalizada la calibración, επιστήμη creó una nueva entrada en el control central.

. [ψυχή id γ´β´α´- δ´ε´ ϛ´- ζ´ η´ θ´ - serie χ´]

επιστήμη se regocijó en la coincidencia mientras describía detalladamente la estructura del nuevo ψυχή. Le gustaban mucho las curiosidades matemáticas

[integridad de los datos aceptable. Las ultimas ζ´ unidades temporales contienen corrupciones. Arreglando. Integrando. Inserción de datos en matriz de cálculo. Integrando. Operación realizada.]

επιστήμη se relajó levemente. Otra ψυχή procesada y añadida a la matriz de datos. Apagó los controles y reabsorbió los seudópodos mientras observaba como el panel de visualización del experimento fluctuaba con la llegada de nuevas ψυχή, nuevos datos que sin duda ajustarían las entradas del experimento, y permitirían llegar a la precisión definitiva, a la respuesta de La Pregunta. Mientras pensaba en la pregunta, llamó a πίστη. Su vientre onduló levemente de ansiedad cuando la voz geométrica y ligeramente cortante de πίστη le contestó:

- [¿επιστήμη? ¿qué quieres?]

- [¿Cómo va tu trabajo?]

- [Mal. Tengo una ψυχή entre manos que ha llegado muy dañada. Faltan grandes porciones de información, y las últimas unidades temporales carecen de sentido. Estoy reconstruyendola, pero es un galimatías. Tardaré al menos ω´ unidades más en tener algo legible.

- [¿El ser estaba αρρωστος?]

- [es muy probable, aunque parece un deterioro muy gradual; La sección de diseño debería hacerlos menos vulnerables a las corrupciones de datos.

- [¿no puede haber sido el viaje?]

- [El algoritmo de corrección de errores que se inicia cuando el ser está próximo a la θανατος garantiza la integridad de la ψυχή.

- [Además, la corrupción sólo afecta a la parte final de la ψυχή, ¿no?].

- [Sí, y de ello se deduce que la corrupción de los datos estaba presente antes de la θανατος

- [Oye, luego podíamos bajar a la άστυ a divertirnos un rato. Conozco un sitio en el que nos lo pasaremos bien...]

- [Espero que no sea como el anterior…]

- [No fue culpa nuestra. Simplemente no era un buen sitio para discutir sobre lo que discutíamos...]

- [Y que lo digas. Aquel αστυνομικός fue bastante comprensivo; podía habernos arrestado sin miramientos y nos soltó con una charla sobre nuestra responsabilidad en la investigación. Por cierto… ¿sigues pensando igual?]

- [Sí. No me parece moral lo que hacemos con esas criaturas]

- [Viven libremente. Mueren libremente. ¿qué más pueden pedir?]

- [Se preguntan lo mismo que nosotros. Pero no saben que su existencia está definida por nosotros. No es justo. Al igual que nosotros buscamos respuesta a nuestras preguntas, ellos deberían tener respuesta a las suyas. ¿qué derecho tenemos a mantenerles ignorantes, sin respuesta?]

- [No creo que les hiciera ningún bien que nos revelásemos. No son seres demasiado estables. Creo que necesitan algunas preguntas sin respuesta. No son como nosotros. Cada uno de ellos necesita sus propias respuestas.]

- [ Has observado tantas ψυχή que ahora crees que, por el mero hecho de estudiar cómo viven, los entiendes. Su vida es una búsqueda del sentido de su existencia; unos la expresan conscientemente, otros deciden ignorarla, aunque subyace en su ψυχή. Nosotros, no revelándoles que son creaciones nuestras, no revelándoles que son simples Κουκλες, les negamos la prefección que nosotros mismos buscamos]

- [Piensa que si descubren que el sentido de su existencia es ser sujetos de experimentación para otros seres, quizás no se alegrasen… y de todas formas, ya no nos seervirían de nada. El experimento no sería objetivo. Quizá nos adorasen como a seres superiores. Ya tienen deidades, ninguna de ellas les ha dado ninguna señal de su existencia y a pesar de ello, muchos consagran sus vidas a esas creencias.]

- [Eres un υποκριτική]

- [No, sólo soy realista. Espérame en la entrada, bajo en cuanto termine.]



9 comentarios:

trasgu dijo...

Me ha gustado. Muy bien escrito, y la música es genial, muy acorde con el texto, aunque los temas se hacían muy cortos en muchas ocasiones y largos en otra, pero eso ya es pedir demasiado ( menudo currele!!).
No conocía a Dead can dance, me ha gustado mucho su tema.
Si le pongo alguna pega al relato es quizá que es algo largo para un medio como internet , donde pasa casi como en la tele: que 30" se cotizan. En papel en cambio no sería largo, en fin, que me líoo..

Más de una vez he fantaseado con que si lo que cuenta este relato pueda ser posible, no lo descarto, si bien sería una putada, pero como cualquier otra, vaya. Desde luego, toda la pinta tiene.
Como dirían Albert Pla y Fonollosa: "Mi apuesta es al no ser, a lo seguro".

Ender Wiggins dijo...

gracias, gracias.
en cuanto a la longitud de la música,... no te creas que es pedir demasiado. Mira la música que pone Duczen. Suele ajustar perfectamente. Lo que pasa es que yo no soy tan musical... (entiendase como piropo a Duczen, que es un fucking crack)

en cuanto a si es largo... pozi. Qué le voy a hacer, vas revisando, metes cosas, quitas otras,... pero al final, queda como queda. Ventajas de no estar escribiendo un guión para una peli de hollywood :-)

En papel... todo se andará. Ya le he propuesto a duczen un par de veces que saquemos un minilibro con los relatos que hay en el weblog, que ya son muchos (en la sección de la derecha están casi todos, menos los últimos)

En cuanto a lo del final,... no sé. la cosa surgió de una conversación sobre montañismo. Alguien dijo algo sobre alguien que murió escalando, y por asociación de ideas, pensé en el tópico de 'ves tu vida anets de morir'. Y como buen ingeniero, le busqué una razón sencilla y útil :-D

SueEllenRV dijo...

Mejor lo leo mañana

Duczen dijo...

- ¡Aléjate de la puerta! -le dijo el Coronel O'Neill a la Teniente Carter.
- Que puto pesado eres, no se abre hasta dentro de cinco minutos - Samantha Carter estaba empezando a estar hasta los ovarios de Jack.
- ¿Cómo has dicho? -replicó el Coronel. Estaban en horas de trabajo y no podía permitir tales insubordinaciones.
- ¡Señor, no sea puto pesado, señor! -se cuadró la Teniente -y déjese de ostias que lo que tenía que hacer era follarme en condiciones y no tanto viaje intergaláctico de los cojones, ¡que pareces un puto punto travel!.
- ¡Sam!, no es momento ¿pero qué te pasa? -Jack estaba empezando a sufrir uno de sus incontrolados ataques de estupidez -además, ¿sabes que no podemos hacerlo?.
- ¡Ja!, serás tu, porque Daniel si que puede, ¡oh, si!, y no veas como la tiene -Samantha estaba señalando con las manos el arma de unos de los soldados de reemplazo- y como la mueve...
El Coronel O'neill no dijo nada.
- Si, si, muevela, dámelo todo -samantha estaba en trance- como me gusta papito -miró a Jack- ... y lo hicimos apoyados en la puerta -hizo un gesto como de "Jódete".
- ¡Teniente!, no e lugar y sabe que es prescripción médica, siga con su trabajo -desvió el tema el coronel.
- Calzonazos -susurró Sam.
- ¿Decía?... -Jack se vino abajo dejando a un lado sus dotes de lider macho alfa (jajaja)- ¡Jo, sam!, es que con este público no puedo.
- Si, no te jode, ahora va a ser el público... porque en los emy's bien que se te puso... interestelar... y con mcgyver bien que usabas otras cosas.
- ¡Basta, ya!, limpie la put... digo, continué con su labor de mantenimiento del arma definitiva.
- ¿Está aquí Daniel otra vez y su "arma definitiva"?.
EL coronel no respondió.
- Vale, vale, ya no habló más de ese dios... y no me refiero a Anubis, que tiene su punto, sino al todopoderos Sr. Daniel "Curro Jimenez" Jackson. -Sam paró unos momentos- ¡Hey! y porque no limpia la puerta -Jack carraspeó- Ok, porque no realiza el mantenimiento Teal'c. Él no tiene papeles, es inmigrante... y no quiso hacerselo conmigo.
- Lo sé, me lo dijo anoche cuando me daba cremita...

Fin, que estoy harto.

Me he leído el relato en vertical y no puedo decir nada de él. Otro día me lo leo con calma y te cuento. No he prestado atención, sufro de falta de concentración y pereza.

Anónimo dijo...

Para mi que hay un grupo de blogers que se llevan el portatil a cagar y pierden la noción del tiempo

Ender Wiggins dijo...

bueno, podría ser peor.... hay algunos que se llevan el portatil a cagar y a la vez, leen el marca. O encienden el portatil y se encuentran con que el informático de cabecera les ha vuelto a cambiar la página home de su navegador favorito.

BridgetManson dijo...

a mi, me ha gustado.
:)

Duczen dijo...

El otro día lo leí en el trabajo y no pude hacerle mucho caso y pasé del texto. He intentado leerlo ayer pero estaba como el que lee el marca y la anal ogía me parecía algo insultante.
;D

Acabo de terminar de leer tu relato, tranquilamente, con un café y sin nada que me moleste. Que importante es encontrar tiempo para poder disfrutar.

ERES UN FUCKING CRACK, es una puta gozada de texto. Me he dejado llevar por la narración y mi imaginación se ha disparado de placer, pero no en modo gay, cacho maricón, o si, que más da, si es una pasada.

¿Por qué?, por dos motivos principalmente.
1. Me gusta la narración, como las mezclas y como usas una prosa tan sencilla y tan descriptiva. No está satura ni es densa, y sé de que hablo, ejem.
2. Has usado tantas buenas ideas como veces he dicho ¡Que Cabrón! y las he dicho muchas veces. ¡Cabrón! que bueno.

Si hay que poner algún pego, la música no acompaña; no en la elección que es genial, sino en la duración, como dijo trasgu.

De lo mejor que has escrito.

¡Cabronazo!

Ender Wiggins dijo...

estoy emosionao.