RSS Licencia
filtrar por alguno de los autores del fregao...
posts de Duczen posts de Ender posts de Jack posts de Jon posts de Pujimon posts de Ranio posts de Soy Grande posts de trasgu


viernes, 8 de junio de 2007

Esta paranoia es de Ender Wiggins

Paseo

Me escurro silenciosamente por la puerta, esperando que no me haya visto.
Qué pesadez. Todo el día con la vieja pegada al culo, cuidando de que coma, que cague, que mee, peinándome, "¿vas bien limpio?, oooh, sí, mi niñoo". Me trata como si fuese un inútil que no puede hacer nada por sí solo.

La verdad es que no lo aguanto. Todo tiene un límite. A ver si me distraigo un rato dando un garbeo por el barrio.

La calle está bastante tranquila, hasta donde llego a observar. Un par de coches avanzan despreocupadamente lentos por la carretera. Hasta la luz parece ir caminando a esta hora de la tarde. la acera está limpia de papeles, aunque hay un par de chicles pegados en el bordillo que contemplo con bastante asco. Los evito y sigo con mis cosas.

Cruzando a la otra acera, diviso a la niña de los vecinos. Está jugando con unas muñecas, al borde de la vieja valla de madera que rodea su casa. Simula que son sus amigas y las da té ficticio. Qué manera más curiosa de entretenerse. Y qué imaginación...

Me acerco sin que me vea, tan absorta está en su entretenimiento. La verdad sea dicha, tampoco me apetece que me vea; Ya he tenido bastante interacción social con la vieja esta mañana, cuando se ha empeñado en bañarme ella misma. Qué vergüenza...Ya soy mayorcito para hacer esas cosas yo sólo.

Rodeo la valla sin que la niña me vea, y entro en el jardín de sus padres.

Amplio y lleno de flores, este jardín es la envidia de todos los convecinos. Uno mira las Begonias, los Claveles, las Rosas... y le parece estar en medio de una inmensa campiña. La mezcla de olores, de colores y de ruidos me satura durante unos segundos. Después, me acerco al macizo de rosas más cercano. Aún a esta distancia, huelen muy bien...

-¡¡¿qué haces ahí!!!? ¡deja esas rosas!

El señor Setién aparece de repente por la puerta del patio. Lleva una azada en la mano, y parece muy cabreado. Me quedo paralizado por su vozarrón hasta que le veo acercarse a buen paso, gritando mil y una lindezas. Es entonces cuando recupero el sentido, doy media vuelta y salgo como alma que lleva al diablo por donde había venido.

Y he aquí el problema.

En medio de mi estrepitosa huída, por desgracia, la niña se ha levantado, a ver porqué su padre gritaba.

Lo veo todo a cámara lenta, en medio de mi carrera sin freno; la cara de la niña al ver como me abalanzo hacia ella; la muñeca que lleva en brazos utilizada como escudo inconscientemente; la niña cayendo de culo mientras yo me trago la muñeca, tropiezo, ruedo por el suelo, me topo de narices con la acera y termino boca arriba durante un breve segundo, el que tardo en levantarme y seguir mi loca carrera, décimas antes de que una azada aterrice violentamente en el lugar donde estaba mi cabeza.

A lo lejos, mientras corro a refugiarme en casa, oigo a la niña llorar y a su padre gritarme:

-" ¡¡¡¡Jodido gato de los huevos!!!!!!"

...
...

Humanos.



3 comentarios:

Duczen dijo...

¡Eh!, minino, a vigilar el inframundo que luego pasa lo que pasa... puñetero absentismo felino.

SueEllenRV dijo...

pobre gato

Ender Wiggins dijo...

eeeey, gracias por leerlo hasta el final! :-p

Ha sido una improvisación completa, víctima de trabajar el viernes por la tarde.

P.D: Sue, ningún gato ha sido maltratado en esterelato. Están acostumbrados a que su curiosidad les proporcione intensas sesiones de running.